Registrarse
Nuevo Audio
YA ES TIEMPO DE RECORDAR
REFLEXION SOBRE EL MERECIMIENTO -

¿Vale lo que Cuesta?
por Jennifer Hoffman
15 de Agosto de 2011 


Traducción: Margarita López
Edición: El Manantial del Caduceo
http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm
 


La semana pasada recibí una solicitud de una sesión gratuita, que yo me negué a hacer porque sabía que decir que sí serviría para apoyar el victimismo de la persona, que era a través de lo cual me lo estaba pidiendo. Pero había otra razón, y tenía que ver con el costo y el valor. En su solicitud por email, ella decía que el costo de la lectura era demasiado alto y que no estaba segura de que valiera la pena. Todo esto era reflejo de su falta de fondos, pero la verdad era muy simple: ella no tenía el dinero para pagar por una sesión porque no se valoraba ella misma. Y dado que no se valoraba ella misma, no me valoraba a mí ni a mi tiempo tampoco.


Ahora, yo pude haberme sentido enojada o insultada por los comentarios acerca de los precios de las lecturas, pero no fue así, porque yo sé el valor de lo que ofrezco a mis clientes. Y también sabía que esto no se trataba sobre lo que valía mi trabajo, sino que era sobre ella y lo que ella pensaba que podía crear en su vida. Dado que ella no se apreciaba a sí misma y su valor, no podía tampoco apreciarme a mí ni a mi valor. Así que su mundo se ve a través de lo que cuestan las cosas y si tiene el dinero para pagar por ellas. Otra forma de ver esto es ver el mundo a través de nuestro propio valor y saber que cualquier cosa que lo iguale será con lo que conectemos, y es un proceso sin esfuerzo.


Podemos ver el mundo de la manera que queramos y el mundo será comoquiera que queramos verlo. Aunque parezca fijo y estable, en realidad es muy fluido y dinámico. Si vemos todo en el mundo como inalcanzable, nunca vamos a permitirnos nada porque pensamos que todo cuesta más de lo que tenemos cómo pagar. Pero tiene que ver con el valor y lo que merecemos. ¿Somos merecedores de abundancia financiera, gracia y facilidad, flujo sin esfuerzo y bendiciones ilimitadas y abundantes? Si pensamos que sí, entonces ponemos eso como nuestro valor y el costo se convierte en nuestra voluntad de mantener esos pensamientos y estar dispuestos a recibir.


Y eso es lo que le dije a quien me escribió, que su problema tenía que ver con ser digna de recibir, que si bien Dios se haría cargo de los detalles, eso iba a suceder en la medida en que ella creara la proposición de valor, con ella como el bien más valioso en su vida, merecedora de todas las bendiciones que pudiera crear y luego crear el espacio para recibirlas. Somos valiosos y dignos de recibir, pero eso no sucede sin nuestra participación. Entonces, ¿cuánto vales tú? Todas las cosas maravillosas que tu corazón desea, y cuando creas eso como tu valor y luego abres tu corazón, mente y vida a recibir, les permites que vengan a ti.


Copyright (C) 2004-2011 por Jennifer Hoffman y Enlightening Life OmniMedia, Inc. Todos los derechos reservados. Este material está protegido por leyes de derechos de autor de los EE.UU. e internacionales y puede ser distribuido libremente en su totalidad, siempre y cuando se incluya el nombre del autor y la página web Uriel Heals, www.urielheals.com.


El material en español de Jennifer Hoffman lo pueden encontrar en http://www.templodelsol.com/


El Manantial del Caduceo agradece a las personas que comparten y distribuyen estos mensajes tal cual se publican, con todos los créditos correspondientes, pues así reflejan su propia transparencia al difundir la luz. Lamentablemente, otras personas no actúan de esa manera y modifican o eliminan los créditos, impidiendo así que sus propios lectores tengan acceso a los sitios donde podrían encontrar mayor información. Vale la pena recordar que todos los sitios individuales que hospeda El Manantial del Caduceo han sido autorizados por los respectivos canalizadores/autores y contienen todo el material con sus traducciones autorizadas.


Estamos en una nueva energía, creando un mundo nuevo. Seamos conscientes de nuestras elecciones. ¿Queremos seguir creando competencias y desazón? ¿O preferimos la colaboración e integridad? Por favor, honremos la labor de cada persona que hace su parte para que nos lleguen estos mensajes, respetando la totalidad de los créditos. Gracias.




susana majul